Pocas indias llevan vida normal durante la menstruación

indias

Sólo el 1,6% de las mujeres indias hace una vida normal durante la menstruación, mientras que el resto sufre limitaciones como la prohibición de manipular alimentos o cocinar y la obligación de dormir en una habitación o en camas separadas de su pareja o familiares.

«Muchas mujeres en India son consideradas impuras durante la menstruación y son discriminadas. No pueden participar en reuniones familiares o tocar una jarra de agua», denunció este miércoles la experta del Consejo de Suministro de Agua y Saneamiento Colaborativo (WSSCC), dependiente de la ONU, Archana Patkar.

En India, 335 millones de niñas y mujeres tienen la menstruación cada mes, pero sólo un 12 % tiene acceso a compresas o paños higiénicos y 200 millones carecen de información adecuada sobre la higiene durante esa época.

Estos son los resultados de una investigación realizada en India por el WSSCC sobre la gestión de la higiene menstrual, cuyas conclusiones serán presentadas íntegramente en Ginebra el próximo viernes con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Para este estudio, se realizaron entrevistas individuales a 747 mujeres y niñas y se contó también con la opinión de otras 12.000 que participaron en grupos de discusión en cinco estados del país.

«La falta de información, de infraestructuras y de buenas políticas en materia de gestión de la higiene menstrual tiene graves consecuencias sobre la salud y el desarrollo de mujeres y niñas, y repercusiones negativas para la sociedad a largo plazo», alertó Patkar.

La investigación también revela que sólo el 30,2 % de las mujeres y niñas sabía qué era la menstruación antes de tenerla por primera vez y que más del 80 % considera que la sangre durante ese periodo es «sucia».

«La menstruación es un tabú en muchas partes del mundo, incluidos Estados Unidos y Europa, pero especialmente en países del sureste asiático o de África subsahariana, regiones muy afectadas por la deficiente gestión de la higiene menstrual», señaló Patkar.

Este silencio, añadió, es predominante en sociedades patriarcales, pobres, y fruto en ocasiones de interpretaciones religiosas.

El estudio muestra que uno de los mayores problemas para las mujeres es la gestión de los desechos durante la menstruación.

«Casi el 90 % afirma que en el colegio no hay ningún lugar parar tirar esos desechos, casi el 80 % dice lo mismo de sus lugares de trabajo y aquellas que afirman disponer de una solución para deshacerse de ellos lo hacen en arroyos, ríos o letrinas cercanas», manifestó Patkar.

En este sentido, criticó que las dificultades para que las mujeres lleven su menstruación con «privacidad, dignidad y seguridad» en el colegio o en el trabajo «las obliga a permanecer encerradas en casa durante esos días».

La experta explicó que la reclusión en sus hogares limita la participación de las mujeres de forma plena en la vida diaria.

«La niñas tienen dificultades para completar su formación por faltar a clase de forma repetida cuando tienen la regla y porque al alcanzar la pubertad ya pueden ser madres y abandonan la escuela», puntualizó.

Por otro lado, Patkar manifestó que el hecho de que las mujeres falten al trabajo tiene repercusiones negativas en la productividad del país.

Otro aspecto contemplado en la investigación es la gestión de los residuos en los hogares, donde el 19,7 % de las mujeres quema las compresas usadas, el 5,6 % las entierra y el 12,7 % las tira al río o el mar.

En el mundo hay 2.000 millones mujeres que tienen la menstruación cada mes y 334 millones de ellas coinciden con la regla en el mismo momento.

Fuente: http://www.elobservador.com.uy

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *