¿Por qué ando siempre amargada?

mujeramargada
Hoy vamos a hablar de la amargura que comprueba la falta de mansedumbre…
La amargura surge cuando usted no reacciona a las circunstancias difíciles de la vida a través de una perspectiva bíblica. El amargado frecuentemente tiene un espíritu aireado y resentido contra Dios, llevándolo a despreciar las bendiciones divinas.
La amargura también es dirigida a alguien, manifestando su presencia a través de la hostilidad, resentimientos y explosiones de ira.

Si la amargura no es rechazada y abandonada desde el inicio, causará grandes perjuicios, con el simple hecho de crecer produciendo frutos que perturbarán la vida en la cual se enraizó. También perjudicará a las otras personas. No permita que la ira la destruya, eso seria una gran victoria para el infierno.
Deshágase de su ira y amargura revistiéndose de la mansedumbre.
Al dejar que la mansedumbre controle su vida, en lugar de la ira, estas ofreciendo la mejilla:  «Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.» (Mateo 5:39,44,45,48)
En el caso que usted esté cansada o sobrecargada de rencores e ira, vaya a Cristo y Él le dará descanso. Tome el yugo de Cristo. Tornese su compañero, torne el reino de Dios y la gloria de Él, en su objetivo, en su tarea.
Aprenda con Jesús pues Él es manso y humilde de corazón. Entonces encontrarás descanso. El yugo de Jesús es agradable, y su carga es leve.
Dejo aquí un desafío para ustedes:
Tomen la siguiente decisión:
Arrodíllense en oración. Diga a Dios que estas aceptando los planes de Él para su vida y que no murmurarás ni discutirás de tu pasado, que deseas cambiar la ira y amargura en la mansedumbre de Cristo.
Dígale que confiarás en Él y que harás de todo para que las cosas horribles y difíciles de su pasado sean utilizadas para Él como instrumentos de disciplina y purificación, a fin de tornarse semejante a la imagen de Cristo.
No es fácil, pero tiene que perseverar, no pueden desistir a la primera vez que la amargura insistirá en persistir.
Es un proceso, pero allá adelante verás cuánto valió la pena perseverar, y recoger los frutos es tremendamente maravilloso.
Fuente: taniarubimespanol.blogspot.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *