hijadepastor
«¿Qué es lo que usted tuvo que pasar por ser hija de pastor? No sé como era antes, pero por el hecho de ser hijas de pastor, las personas nos miran de una manera diferente e incluso con preconceptos. Dicen que no nacimos de Dios, que no tuvimos un encuentro con Él porque no sufrimos nada en esta vida. Yo sé que ni todas somos perfectas y que algunas ya fueron para el mundo. Sin embargo, no todas debemos ser juzgadas así…»
Querida amiga,
Sinceramente, yo prefiero preocuparme con lo que Dios piensa de mí.
Yo ya pasé por varias situaciones en las que fui juzgada, todavía paso y voy a seguir pasando. No es solamente por ser la hija de un pastor o por ser la esposa de un pastor; sino porque soy un ser humano. Infelizmente, alcanza con ser alguien para que ya seas etiquetada con un nombre. Aunque no seamos objetos, a las personas les gusta ponernos etiquetas. Y, ¿Qué podemos hacer?
Intente ver las cosas de una forma diferente…Cuando le pongan algún nombre y la juzguen de una manera equivocada; ¿Qué tal si saca provecho de las críticas para crecer y hacer la diferencia aún más?
Yo siento un placer muy grande por nunca haber vivido en el mundo. No necesité ir al mundo para aprender y convertirme en la persona que soy hoy. Dios es tan bueno y tan fiel con nosotras que Él permite que pasemos por distintas situaciones para que aprendamos y tengamos la experiencia necesaria.  *:) feliz
Cuando estamos seguras de nosotras mismas, no necesitamos preocuparnos con lo que los demás piensan de nosotras.
Todo en la vida depende de la manera en la que miremos las cosas. Si miramos para las cosas negativas, seremos afectadas por ellas. Si miramos para las cosas buenas, seremos bendecidas por ellas.

Fuente: cristianecardoso.com