Prejuicios religiosos no interrumpen el trabajo de la Universal en Colombia

universal-colombia

País fronterizo con Brasil, Colombia está marcada por intensos conflictos internos entre el Gobierno y el más grande y antiguo grupo rebelde del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Como si estos problemas no fueran suficientes, datos oficiales de Dane – entidad encargada de las estadísticas colombianas – señalan que la pobreza afecta al 27 % de la población.

Incluso ante esta triste realidad, que dejan heridas, a veces incurables, la esperanza aun está presente en la mayoría de la población. «El pueblo colombiano es maravilloso y mantiene la esperanza de un futuro mejor. Nuestro trabajo ha sido conscientizar a todos que sólo hay vida cuando el ser humano busca a Dios y lo conoce. Para ello, contamos con 150 iglesias diseminadas en todo el país», dice el obispo de la Iglesia Universal Agnaldo Lima da Silva, de 41 años , que hace 9 meses actúa como misionero en la región.

Obispo Agnaldo clama por la multitud presente en el templo de Bogotá

Sin embargo, como en todo lugar donde se encuentra la iglesia Universal enfrenta dificultades. En Colombia, la influencia de la religión católica es muy grande, y termina poniendo a muchos en contra de los mensajes de fe dejados por los misioneros de la institución brasileña. «Necesitamos superar los prejuicios y la discriminación de la clase media, que sataniza a cualquier orientación no católica que anuncie el mensaje de salvación diferente a la suya», explica el obispo.

Obreiros evangelizando en las calles de Colombia

Pero, a pesar de los esfuerzos encaminados a detener esta obra, los testimonios diarios que se esparcen por todo el país, desde que la iglesia Universal llegó, en 1990, hablan por sí solos y arrastran multitudes sufridas hacia la fe que produce resultados positivos.

«Durante 25 años sufrí con problemas económicos, tanto que si pagaba el alquiler a tiempo, mis hijos se quedaban sin comer. Para escapar de los problemas, comencé a beber y a fumar en exceso. Para empeorar las cosas, me diagnosticaron gastritis crónica y cáncer de piel. Era una situación desesperante, que sólo tuvo solución cuando conocí la iglesia Universal y aprendí a usar la fe en Dios de manera inteligente», dice María Victoria Arroyo, que ahora no vive endeudada, tiene varias propiedades inmobiliarias y es dueña de su propio negocio.

Oración por los ancianos, durante visita social de los voluntarios de la Universal

Según el obispo Agnaldo, además de los mensajes de la fe anunciados, que van al encuentro de las necesidades de los desesperados, los gestos de respeto, atención y cariño de parte de los voluntarios de la Universal, hacen la diferencia en la conversión de más personas. «No hay nada más placentero para quien es salvo que querer salvar. Estamos construyendo nuestra catedral en Bogotá, capital colombiana, y nos está costando mucho, por eso oren por nosotros para que Dios levante a personas que nos  ayuden a completar esta gran obra», pide el obispo, que sigue rumbo a su principal objetivo, que es mostrar al Dios vivo a la nación colombiana.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *