Priorice lo más importante, el Espíritu Santo

“Y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” (Romanos 8: 8-9)

Quien vive en la carne, le da rienda suelta a sus sentimientos y voluntades, es decir, se deja llevar por las codicias de su corazón.

Un comportamiento inclinado para la codicia, envidia y temperamento fuerte, son indicadores de la ausencia del Espíritu Santo, pues quien posee el Espíritu Santo es dócil y vive en perfecta paz y armonía.

Todos enfrentamos problemas, pero aquellos que por seguir las voluntades de la carne carecen del Espíritu Santo, son atormentadas no sólo por fuera, sino principalmente en su interior.

Quien es bautizado con el Espíritu Santo, aun teniendo problemas vive en perfecta paz, pues, cuando se tiene el Espíritu Santo, existe dentro de sí una certeza absoluta, paz, tranquilidad, serenidad, confianza, o sea, usted no se desespera ni se rinde a las voluntades de su carne.

Muchas personas dicen que es necesario hablar en lenguas para tener el Espíritu Santo, pero lo que evidencia el Espíritu de Dios en su vida, son los frutos que brotan de su interior. De la misma manera como los arboles frutales no ejercen fuerza para dar sus frutos, así también, de forma natural, todos los que recibieron el Espíritu Santo dan frutos.

Recuerde, los que no tienen el Espíritu Santo, viven en la carne, les falta la dirección de Dios para tomar las decisiones correctas y vivir en perfecta paz, para eso, debe priorizar la búsqueda del Espíritu Santo para su vida.

Entradas relacionadas