Prosperidad y sabiduría a los que creen

prosperidad-sabiduria

Con el 69% de la obra concluida, la construcción del Templo de Salomón sigue a todo vapor. Y, como las obras se acercan a la recta final, crece la expectativa de las personas en todo el mundo – sobre todo aquellas que no han medido sacrificios para hacer sus donaciones – para poder contemplar esta gran obra.

Las contribuciones provienen de todas partes. Personas de todo el mundo han ayudado y no ocultan la satisfacción y la alegría de poder hacer esto, porque creen que lo están haciendo es para Dios y con seguridad, Él las bendecirá por esta actitud de fe.

Hay innumerables relatos de personas cuyas vidas fueron transformadas después de ayudar en la construcción del Templo.

Convencidos de que la profecía del Obispo Edir Macedo – quien dijo que todos los que se esmerasen en ayudar en la construcción del Templo se harán ricos – e impulsados por el deseo de ganar almas para el Señor Jesús, los fieles no miden esfuerzos para ayudar.

Vea algunos relatos de personas que han colaborado:

«Cuando contribuí con el Templo, mi matrimonio fue transformado», dice Virginia Peres Rojas (foto arriba), de 45 años , de Japón.

La diseñadora web Teresa Toyonaga (foto a la izquierda), de 44 años , quien también vive en Japón, dice que su vida financiera también fue transformada después de hacer donaciones para el templo. «Dios me dio sabiduría para perfeccionar mis talentos. Percibí que donde coloco mis pies, Dios ha multiplicado los resultados de mi trabajo. Tuve una idea que dio a la compañía en la que trabajo una ganancia nueve veces mayor.» Ella cree que, mientras el Templo es levantado, su vida también está siendo construida por Dios.

Para Renata Souza Yasuda (foto a la derecha), una  operaria de 20 años, también de Japón, poder contribuir con el Templo es un gran privilegio. «Cuando oí  hablar de la construcción del Templo, vi como un gran privilegio poder contribuir. Tuve la seguridad de que Dios me honraría, creí plenamente que Dios me bendeciría, y cuando menos lo esperaba, Dios me honró y bendijo mi vida económica» dice la joven, que no oculta las expectativas de un día poder visitar el Templo.

Francis Sampa (foto de abajo ), un zambiano de 30 años que vive en Makeni , Lusaka, dice que él estaba dispuesto a ayudar, por dos razones: en primer lugar por creer en la profecía del Obispo Macedo. En segundo lugar, porque cuando la catedral de Zambia fue construida, recibió ayuda de todas los lugares, por lo que quiso retribuir. «Cuando surgió la oportunidad de ayudar al Templo de Salomón, vi mi oportunidad llegando. Aunque tengo conocimientos, no tenía idea de cómo empezar mi negocio, ni de dónde vendría el capital.

Pero después de hacer la donación, las ideas vinieron de repente, y todo lo que Dios colocó en mi corazón yo lo fui haciendo exactamente como Él me orientaba. Ahora tengo mi empresa de seguridad abierta y registrada», dice Sampa, quien tiene estudios de business management (gestión empresarial).

Si usted también tiene deseos de ayudar en la construcción del Templo de Salomón no dude.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *