¿Puedes morir de amor?

morir-de-amor

“De amor nadie se muere” es una frase que oigo con frecuencia. Sin embargo, cuando me criaba, en la escuela se leían novelas famosas donde las protagonistas morían “de amor”. Lo veía como pura fantasía. Por otro lado, hay parejas que han estado casadas por larguísimo tiempo y cuando uno se muere, antes del año el otro fallece. ¿Se puede morir de amor o no?

Sí. La muerte del cónyuge aumenta el riesgo de muerte de la pareja sobreviviente en un 10 a un 40% durante los años siguientes. El llamado “efecto de viudez” es mayor en los primeros 6 meses y puede permanecer durante 10 años o más. La viudez aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, cáncer, diabetes y alcoholismo. Algunos estudios muestran incluso cómo los viudos desarrollan las mismas causas de muerte que sus cónyuges. La pregunta es por qué algunos viudos sobreviven y viven felices más allá de las expectativas.

Un estudio reportado en Brain, Behavior and Immunity y reseñado en la revista Psychology Today, reveló que algunas personas están genéticamente inclinadas a sufrir inflamación como reacción al duelo. La pérdida del cónyuge no causa solamente tristeza, soledad y dolor. Es un factor de estrés tan fuerte que causa inflamación en el cuerpo de la viuda o del viudo. Como el duelo causa estrés, el estrés causa inflamación y la inflamación causa enfermedad y muerte, los investigadores sospechan que la inflamación explica el impacto de la viudez en la expectativa de vida. Esta reacción es peor si la persona tiene genes que producen altos niveles de IL-6, las moléculas que inducen a la inflamación. El hecho de que no todos los viudos se enferman o mueren pronto indica que se requiere una predisposición genética para que eso ocurra.

Como si fuera poco, la viudez aumenta el riesgo de muerte porque también altera abruptamente la conducta y los arreglos de vida. Para las mujeres, la pérdida de un esposo por viudez o divorcio a menudo significa pérdida de ingresos, lo cual afecta la vivienda, el cuidado de la salud, la nutrición y aumenta los niveles de estrés general. Cuando al hombre se le muere su cónyuge, pierde a su principal proveedor de cuidado de salud, no tiene quien le cocine, ni quien limpie la casa, ni quien lleve el calendario social, ni quien lo atienda. El “efecto viudez” es generalmente más fuerte en los hombres, según Felix Elwert, un sociólogo de la Universidad de Wisconsin en Madison, que investiga los efectos de la pérdida del cónyuge.

Los riesgos de la viudez no solo dependen de los factores mencionados, sino de cómo logra el sobreviviente adaptarse a su nueva situación. Se sabe que aislarse socialmente sube la presión sanguínea, aumenta las reacciones inflamatorias y desarrolla conductas depresivas. Para combatir el “efecto viudez”, se recomienda cultivar amistades, reunirse en familia, buscar grupos de apoyo, asistir a terapia cognitiva, hacer ejercicios aeróbicos, practicar Tai Chi Chik y llevar una dieta mediterránea para reducir el nivel de IL-6 y con esto, las posibles inflamaciones.

Fuente: http://voces.huffingtonpost.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *