¿Puedo tener relaciones sexuales antes de casarme?

relacionespare

«Tengo 18 años, no soy virgen pero tampoco me entrego a cualquier uno. Sólo tuve un novio formal. Vivo en Inglaterra y él en Portugal, por eso yo terminé. A mí me gustaría saber si está mal tener relaciones sexuales con alguien que yo amo de verdad.»

No está mal tener relaciones sexuales con alguien al que amas, el problema está en tenerlas cuando no hay un compromiso de casarse con esa persona. Tú no sabes si esa persona te ama lo suficiente como para entregarse a ti. Por eso es por lo que Dios nos orienta a esperar a estar casados, ya que después de un compromiso público, el muchacho realmente va a seguir amándote.

La Biblia llama a esto “prostitución”. Por supuesto, con el tiempo y esta odiosa “modernidad”, esta palabra ha cambiado el significado:

“Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las prostitución, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Mateo 15:19

Una vez más, algo tan ‘común’ está en medio de todo lo que es malo… Yo sé que en la actualidad, muchas jóvenes que se dicen ‘evangélicas’ se acuestan con sus novios, prefieren fingir desconocer esa orientación divina.

Vale, vamos a los hechos entonces…

Primero:
Tú te estás entregando, él no tiene entonces ningún motivo para casarse contigo – sólo si fuera por mera apariencia. ¿Quién quiere casarse por mera apariencia?

Segundo:
Puedes quedarte embarazada y ser madre soltera en cualquier momento. No te quejes, tú lo permitiste y él, puede o no cumplir su papel de padre.

Tercero:
Te estás comportando como cualquiera otra mujer. Cuando la relación acabe (que es lo más normal en una relación así), serás apenas una más en la lista de las chicas que se acostaron con él.

Cuarto:
El sexo va ir perdiendo su valor y cuando tuviera que ser especial, ya no lo va a ser.

Quinto:
Tu relación se basa en el aquí y ahora, no tiene prospectiva ya que no hay un compromiso serio. Y aunque después decidas casarte, como todo comenzó de una manera equivocada, es muy probable que acabe de la misma manera que comenzó: mal, ya que lo que era para ser más íntimo entre vosotros, ya fue descartado.

Sexto:
Tu relación con Dios es inexistente porque vives en pecado, lo sabes, y no quieres cambiar. Por favor, no Lo culpes por lo que sucederá.

Yo esperé al día de mi matrimonio y la Luna de Miel fue realmente muy especial tanto para mí como para mi esposo, y no fue a causa del lugar al que fuimos.

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *