¿Qué problema está enfrentando?

¿Cómo está su vida? ¿Qué problemas ha enfrentado? ¿La depresión ha invadido su vida? ¿Usted se siente alejado de Dios? ¿Un diagnóstico médico reveló una enfermedad en su cuerpo? ¿Los problemas familiares lo están preocupando? ¿Su economía no está bien?

No importa el obstáculo que esté enfrentando, sepa que Dios puede curar su vida. Fue lo que le sucedió a Naamán. La Biblia relata que él era un poderoso general de Siria, muy respetado y con posesiones. Sin embargo, todo eso no fue suficiente para que él pudiera superar una terrible enfermedad que surgió en su vida: la lepra, que consumía su cuerpo de a poco.

Felizmente, Dios decidió manifestar Su Poder por medio de la vida de Naamán, aun sin formar parte de Su pueblo y siendo un enemigo de los israelitas. Cierto día, una esclava israelita de Naamán le contó que en su tierra había un profeta llamado Eliseo.

El general se dirigió con un gran grupo hasta Eliseo, pero el profeta no lo recibió personalmente y envió a un mensajero en su lugar, que le dijo que se bañara siete veces en el Río Jordán. Obviamente, a causa de su orgullo, Naamán creyó que eso era un absurdo. No obstante, los siervos que lo acompañaban lo convencieron de obedecer la orientación de Eliseo. Allí, el milagro sucedió.

Medite sobre este pasaje bíblico en 2 Reyes 5.

Las siete sumersiones en la fe de Naamán

Por este motivo, en la Iglesia Universal, entre los días 15 y 21 de noviembre, se llevará a cabo el propósito de las “7 zambullidas en la fe de Naamán”.