¿Qué significa realmente el cielo?

Un reportero preguntó: «¿Qué es el cielo para ti?». Y esa famosa celebridad respondió: «Es estar con mi familia».

Me quedé preguntando: «¿Qué pasa si tu familia se deshace? ¿Y si tu marido te deja por otra mujer? ¿Qué pasa si tu hijo muere a edad temprana? ¿Qué pasa si te ponen en un asilo de ancianos y tus hijos no quieren cuidarte cuando envejezcas? ¿Qué pasa si te enfermas y tienes que permanecer en cama de un hospital? ¿A dónde se va tu cielo?».

Para muchos, todo lo que pensaban que era «el cielo» se fue cuesta abajo. Así que viven vidas amargas, no porque no se preocupen por nadie más, sino porque la vida les ha enseñado una dura lección: usted está por su cuenta.

Y tienen razón. A partir del momento en que piense que el cielo depende de los demás, usted estará por su cuenta.

Cuando pienso en la palabra «cielo», inmediatamente pienso que si tomo las decisiones correctas hoy y persevero en ellas hasta el final, llegaré allá. Es mi mayor y principal objetivo en la vida. No depende de nadie más que de mí.

Mi familia es excelente, pero no puede hacerme llegar allá. Mis amigos y la iglesia son excelentes, pero tampoco pueden hacerme llegar allá.

Entonces, ¿por qué voy a depender de ellos para llegar allá? ¿Por qué esperaré en ellos para llegar allá?

Las personas frecuentemente abandonan la fe en Dios porque alguien los ha defraudado y dicen: «No puedo confiar en nadie más», «Tengo que soportar muchas injusticias», «Prefiero estar solo» y, entonces, dejan de usar la fe.

Es como si estuvieran diciendo: «Solo alcanzaré mi objetivo final si las personas trabajan conmigo, si las cosas salen como lo planeé y si navego por la vida en un lecho de rosas. Si no es de esa manera, prefiero no tener un objetivo; prefiero desistir».

El cielo no debe ser su familia, sus amigos, su iglesia, su carrera, su apariencia o su éxito. Si insiste en hacer de estas cosas su paraíso, se sentirá decepcionado. Anhele más alto.

Anhele el verdadero cielo que solo puede ser alcanzado al final, cuando haya completado su viaje. Hasta entonces, necesitará ignorar muchas cosas y mantenerse enfocado en el objetivo real, el objetivo final. Reconozca lo que realmente significa el cielo y anhélelo, cueste lo que cueste.

Por Cristiane Cardoso

Entradas relacionadas