¿Qué tipo de ojos tiene?

ojos-maliciosos

Dime con quién andas y te diré quién eres. Ese dicho popular refleja una realidad.

Con los ojos no es diferente. Por ser la lámpara del alma, ellos cargan una enorme responsabilidad en su salvación.

¿Cuántos “cristianos” han alimentado malos sentimientos y pensamientos hacia terceros, por sus malos ojos?

Comentarios nocivos y fatales muchas veces han lanzado a personas en el infierno por la malicia de los ojos.

Si ellos no fueran extremadamente peligrosos, el Señor Jesús no los conectaría con la salud del cuerpo.

Y más:

“Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor.”, (Lucas 11:35, 36).

Muchos cristianos tienen una parte de su cuerpo en luz y otra parte en tinieblas. Es la razón por la que muchos han vivido una vida bien peor de lo que deberían. Una vida de altibajos en la fe y en la conquista de las promesas.

Revise bien su vida, amigo lector. Pues, ¿quién sabe si la razón de su problema no ha sido esa?

Los ojos pueden ser la causa de una vida mezquina y/o de un cuerpo enfermo.

Ni los anteojos tampoco el mejor oculista podrán hacer un cuerpo luminoso, sino la práctica de las enseñanzas del Señor Jesucristo.

Obispo Macedo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *