¿Quién es su Dios?

quiessudios

Dios no sacrificó solamente un Hijo, sino un Dios. Él dio todo de Sí en el Altar, y por eso Él exige que se coloque en el Altar al “dios” que, generalmente, poseen todos aquellos que no tienen la vida en el Altar.

Existen personas que renunciaron a Baal, pero dentro de sí todavía tienen un altar levantado al dios dinero, al pasado, al hijo, al marido, al novio y a sentimientos a los que no renuncian, y con eso sufren.

Si fuésemos a dar nombres a los dioses existentes dentro de muchas personas, ¡no alcanzarían los nombres! Y si existe un altar a ellos, existe sacrificio. Pero con certeza, no hay respuesta.

Ahora nosotros entendemos por qué Jesús llegó al joven rico e hizo Su pedido: Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico. Lucas 18:22-23

Lo que Jesús estaba proponiéndole al joven rico era un intercambio de Dios, de un dios que perece por un DIOS Eterno y Poderoso, pero no queriendo reconstruir el Altar del Dios Eterno, el joven siguió con el altar erguido al dios dinero.

La reconstrucción del Altar de Dios es para estas personas, porque en estos dioses que perecen no hay fuego ni respuesta.

Muchas personas llegaron destruidas a la iglesia, pero por haber erguido un Altar y haberle sacrificado a Dios, hoy tienen prosperidad, la familia transformada, salud, están liberadas, y para ellas nada de eso se convirtió en un dios. Por eso siguen sacrificando, para dejar en claro que el Dios de Elías continúa siendo su Dios y, así, llevan dentro de ellas la certeza de la Salvación, que es el Bien mayor.

Para terminar, ¿QUIÉN ES SU DIOS?

Fuente: bispomacedo.com.br/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *