Quién (sólo) espera nunca consigue

esperar

“Hay personas dotadas de una inteligencia excepcional, que tienen un Coeficiente Intelectual altísimo y talentos. Pero, incluso con todas esas cualidades, no consiguen ser vencedoras. ¡Ser vencedor implica ser una persona de actitudes y no con aptitudes!

Es como tener todos los ingredientes para poder hacer un postre magnífico, pero no saber cómo prepararlo. Si observamos la Historia de la Humanidad, ejemplos no faltan de casos de personas que eran tan, pero tan dotadas, pero que acabaron la vida en el anonimato, en la miseria, apenas con la promesa de aquello que podrían haber sido.

Sin embargo, lo opuesto también ocurre con frecuencia, o tú nunca oíste a alguien decir: “Nadie daba nada por él, ¡pero mira ahora! ¡De un don nadie se ha convertido en un exitoso hombre de negocios!”. “¿Por qué?” Muchos se preguntan… “¿Que tiene él o ella que no tenga yo?” De tanto querer saber, acaban pensando que unos están destinados a vencer y otros no…

Pero, analicemos en profundidad por qué motivo sucede esto. ¿Será Dios? ¿El Universo? ¿Será el destino? ¿Serán las fuerzas que trabajan contra uno mismo? No, ¡eres tú mismo que siempre esperas en lugar de actuar!

Fuente: juliofreitas.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *