¿Quién? ¿Yo?

quienyo

Un cambio dentro de nosotras no es algo que suceda de la nada. No basta con sentarse, cruzar las piernas, ¡y listo!

Necesitamos analizarnos y ver en qué necesitamos cambiar, y este es apenas el primer paso. Después, tenemos que provocar el cambio y perseverar hasta alcanzarlo.

Por ejemplo, si percibes que eres una persona egoísta, ¿qué debes hacer para cambiar? Y si percibes que eres…

*  … avara?
*  … perezosa?
*  … desordenada?
*  … celosa?
*  … muy insegura?
*  … descuidada?

¿¿¿Qué hacer???

Después de un análisis, ¡necesitarás trabajar en ti misma a través de actitudes! Necesitarás actuar de manera diferente a la que te es natural, y desafiarte a ir más allá, hace que el proceso sea aún más rápido.

¿Y sabes qué más? Este mensaje es para todas nosotras, pues todas necesitamos cambios, y no cambiamos para nosotras mismas… El cambio es como una lapidación, un perfeccionamiento, para honrar y glorificar a nuestro Dios.

Yo quiero cambiar. ¿Y tú?

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *