recompensa

Sobreproteger a sus hijos es la mejor manera de generar adultos egoístas…y padres fracasados.

Se frustran porque siempre están esperando una “recompensa” por la inmensa dedicación de toda una vida, que parece que nunca llega. Y sus hijos estarán siempre buscando una manera de conquistar sin esfuerzo, porque fueron acostumbrados a eso.

¿Crueldad de esos hijos ingratos?
Es como la mayoría ve y juzga, pero analizándolo desde un ángulo racional, ¿será que una persona es capaz de dar algo que no tiene?

Usted que suele apoyar su relación maternal en aquello que hace y da, acaba causando una deficiencia de generosidad – egoísmo – porque su hijo acaba no valorando quien usted es. Personas egoístas no respetan los derechos de los demás, sólo quieren saciarse a sí mismos, y los demás que coman menos.

Yo sé madre, que nuestro instinto es renunciar a nosotras mismas para que nuestros hijos tengan lo mejor, pero no sobrepases el límite del equilibrio, porque usted puede fácilmente ser engañada por sus emociones – y ya sabe, todo exceso es perjudicial.

Exceso es cuando la dedicación ya se hace opresión, y usted sigue haciendo por las migajas de atención que recibe, o por miedo a perder lo poquito que queda.

Damos la vida, cuidamos, enseñamos, amamos incondicionalmente, y creo que ese Amor que nos fue confiado puede influenciar y mucho en quien nuestros hijos serán, pero es necesario que usted se valore primero como madre, para que ellos puedan amar y admirar a la persona que usted es, y no solamente lo que les proporciona.

Fuente: http://www.cristianecardoso.com/es/

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *