Salvado por su amabilidad

saludoEsta es la historia de un empleado en un frigorífico de Noruega.

Cierto día, al terminar su trabajo, fue a inspeccionar la cámara frigorífica. Inexplicablemente, la puerta se cerró y él quedó preso dentro de la cámara. Golpeó la puerta con fuerza, gritó por auxilio, pero nadie lo escuchó. Todos ya se habían ido para sus casas y era imposible que alguien pudiera escucharlo.

Ya estaba casi 5 horas preso, debilitado con la temperatura insoportable. De repente, la puerta se abrió y el vigilante entró a la cámara y lo rescató con vida.

Después de salvar la vida del hombre, preguntaron al vigilante:

¿Por qué usted fue a abrir la puerta de la cámara, si esto no era parte de su rutina de trabajo?

Él explicó: Trabajo en esta empresa desde hace 35 años. Cientos de empleados entran y salen todos los días y él es el único que me saluda al llegar en las mañanas y se despide de mí al salir.

Hoy por la mañana él me dijo “Buen día” cuando llegó.

Pero no se despidió de mí en la hora de salida. Imaginé que pudiera haberle sucedido algo. Por eso lo busqué y lo encontré…

Pregunta: ¿Será que usted sería salvado?

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *