Segunda Fase de la Mujer

segundafase
Queridas, esta es una de las mejores fases, pero sospecho que afirmo esto porque esta es mi fase actual jajaja. Estoy segura que cuando entre en la próxima etapa, afirmaré que esa es la mejor. *:) feliz
Y, este es uno de mis secretos del buen humor. Desde que tengo conciencia, tengo este hábito de amar el presente sea dónde sea y de la forma que es.  Si estoy trabajando en Brasil, ese es el mejor lugar en el que ya trabajé en la vida. Si estoy pasando por determinados problemas personales, entonces yo nunca fui tan fuerte. Si estoy muy atareada, entonces nunca me sentí tan útil…Y por ahí continúa la lista. Es así que yo me veo en cada fase de la vida.
Fue en esta segunda fase que yo me desperté para muchas cosas en relación a mi misma y descubrí la manera de relacionarme mejor con las personas. Antes, yo me sentía decepcionada por cualquier cosa. Hoy, muchas veces finjo que no veo. Siempre me acuerdo de mi papá diciéndome que a veces tenemos que fingir que somos tontos.
Otra particularidad de esta fase es que nosotras conseguimos hacer más cosas. ¡Es increíble! Lo que antes demorábamos un siglo en hacer, ahora lo vemos con claridad. Todo es más fácil de entender, menos complicado. Nosotras nos sentimos más seguras en todos los sentidos.
Dentro de esta fase, también hay otras fases. Por ejemplo, yo ya cambié de estilo unas trescientas veces y todo dentro de esta fase. Primero, entramos en ella con la misma mentalidad de una adolescente, entonces cuando nos damos cuenta de que no somos más adolescente; miramos para el armario y no conseguimos encontrar nada más que sea acorde para nuestra edad.
Cuando comenzamos a cambiar las prendas de ropa, nos equivocamos mucho. *:( triste Es una transición difícil porque una necesita vestirse para una edad que todavía está conociendo sin mencionar que tú no quieres dejar se ser joven. Incluso, porque tu espíritu todavía sigue siendo joven.
Por ejemplo, soy más joven hoy de lo que era hace diez años. Entonces, imagina hace 20 años! Es decir, el espíritu se va rejuveneciendo y el cuerpo va envejeciendo. Para que puedas conciliar la manera de vestir con las dos partes, se vuelve una misión imposible.
Es eso y algunas otras cositas que dificultan un poco la fase, pero si tú estuvieres preparada y consciente de ellas; entonces no es algo tan malo:
  • Tus hormonas cambian drásticamente y tu cuerpo es el que más lo muestra: más celulitis, más grasas acumuladas, piel seca, arrugas, el cabello no es tan saludable. Hay más hambre, más cansancio y la lista continúa :(
  • Tu metabolismo también – Ahora no puedes comer tanto como lo hacías antes, entonces reduce los carbohidratos y haz ejercicios.
  • Más estrés – Incluso porque tú haces más cosas ahora. El problema es que si no te cuidas, no vas a tener tiempo para tener amigas…Hazte tiempo para ellas aunque sea una vez por semana. Todas las mujeres precisamos de amigas incluso para quejarnos de vez en cuando jajaja.
  • Más caradura – Yo me quedo pensando cómo será la próxima fase…Ahora, entiendo a aquellas abuelitas que no tienen vergüenza de decir determinadas cosas. *:) feliz
  • Estás más quieta también – No es un problema solo que si no tienes cuidado, vas a quedarte más quieta de lo que deberías, aislada de todo y de todos. Te equivocaste tanto en la primera fase que para no equivocarte ahora, dejas de hacer muchas cosas…No seamos radicales. El secreto es el equilibrio.
  • Más exigente – Eso puede ser o no un problema. La mujer que es muy exigente tiende a ser difícil y hasta desagradable. Lo correcto es que seamos exigentes con las cosas que realmente valen la pena, como por ejemplo, yo no acepto las mentiras. Si una amiga me mintió, me alejo inmediatamente porque sé que no es confiable. Sin embargo, si una amiga se olvidó de hacer algo que le había pedido para hacer, lo dejo pasar – y continuamos siendo amigas como siempre lo fuimos.
  • Más difícil para cambiar – pues sí. Cambiamos tanto en esta fase que llegamos a pensar que estamos en el límite de los cambios cuando en realidad solo comenzamos jajaja. Muchas mujeres en esta fase tienen muchos problemas con sus maridos porque no aceptan cambiar más.
      ¿Qué más amigas? Ya sé que me olvidé de algunas cosas…También, esa es una de las desventajas de esta fase: somos más olvidadizas jajaja.
Fuente: blogs.universal.org/cristianecardoso/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *