¿Sera que es difícil ser elegante?

elegancia

Busquemos en nuestra memoria un ejemplo en su convivencia de mujer verdaderamente elegante. ¿Encontró?

Difícil, porque es cada vez más raro encontrar la belleza en el comportamiento y en los detalles.

Encontramos con facilidad mujeres con cuerpos esculturales, bien vestidas, maquilladas y peinadas, todo impecable, hasta estar un tiempo cerca de ellas y encontrar pequeñas actitudes que comprometen toda la inversión que hicieron.

Es normal que las personas asocien la belleza y la elegancia solamente por la apariencia exterior, por eso van a las tiendas, pero claro, eso no está a la venta.

Entonces vamos a hablar de algunas pequeñas elecciones que hacemos desde  primera hora de la mañana hasta la hora de acostarnos, en las más diversas ocasiones y que pueden  convertirte en una linda mujer.

*Salude a todos y añada una sonrisa, es tan elegante sonreír, así que, ¡no escatime en ello!

*No deje de usar las palabras mágicas, las enseñamos tanto a los niños…¿Cuántos adultos no las practican más? Por ejemplo: por favor, con permiso, gracias, buenos días, buenas noches…

*Reconozca las cualidades de las personas a través de un elogio sincero, eso agrada  e incentiva a que mejoren cada día.

*Permanezca lejos de los chismes, mal entendidos y asuntos que no tienen que ver con usted. Si alguien le trae una “novedad” de su compañera de trabajo, cambie educadamente de tema.

*La discreción no está pasada de moda, entonces llegue discretamente a los lugares, hable con un tono de voz agradable y evite gesticular demasiado.

*Escuche más y hable menos; respete la opinión ajena aunque sea contraria a  la suya; no existe vencedor en una discusión.

*Evite asuntos íntimos y que consternan, pues ¿qué placer usted tendría en ver una persona sintiéndose mal?

*¡Ofrecer cariño sin obligación, independiente de fechas especiales es muy elegante!

*Ser puntual, cumplir con lo que usted prometió y si no irá a un compromiso, cancele y no deje a nadie  esperando.

Hay cosas que es Dios quien hará por nosotros, hay otras, que son las personas que están con nosotros, pero gran parte de nuestro crecimiento es responsabilidad nuestra. O sea, si usted no invierte en cuidar de si misma, nadie lo hará. No basta ser mujer, hay millones por todos lados, sea una mujer que inspire confianza y que se tenga placer en estar cerca de ella. Esas mujeres son escasez, como una fina joya.

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *