Si existe amor, por qué pelear

porquepeliar

Él quería ver fútbol y ella una película. Él se olvida la fecha del aniversario de casados y no se da cuenta cuando ella cambió el color de su cabello, por lo tanto ella lo sentenció a dormir una semana en el sofá. Este es uno de los ejemplos entre tantos otros de los pequeños conflictos que se desatan en una relación de pareja.

Todo parece estar en armonía, pero en el fondo hay muchas cosas que desgastan el vínculo.

En muchos casos el hombre se queja de que ella se maquilla mucho, ella porque él no usa pijama o porque al mismo tiempo que le hablaba la codeaba. Según la psicóloga Marisa de Abreu, las personas con tendencia a tener siempre un modelo listo en sus mentes sobre lo que espera del otro son más propensas a iniciar pequeñas discusiones. “Incluso las parejas que no entrenan su comunicación no logran ponerse de acuerdo y sus discusiones se vuelven más frecuentes. Es necesario tener la voluntad de entender el punto de vista del otro”, revela la especialista.

Cuando los conflictos por motivos “tontos” son frecuentes se suele pensar en el divorcio como alternativa. Sin embargo, la armonía debe prevalecer por sobre las ganas de separarse. Es fundamental tener más paciencia con el otro, que el hombre elogie más a la mujer y que ella no recurra a los gritos.

Vale la pena el esfuerzo de mejorar para que las pequeñas discusiones no se conviertan en grandes peleas. Siempre habrá cosas en la relación que van a irritar al otro, pero si usted ve que no vale la pena, entonces déjelo pasar, muchas veces es por la forma de ser de su pareja. Aunque hay otros casos en que es necesario, como cuando afecta la solidez de la pareja.

Quien está casado hace muchos años sabe muy bien que el amor y el sacrificio andan juntos. Así, evitar discusiones innecesarias siempre es el mejor camino.

Evite las peleas “pequeñas”en su casamiento:

• Antes de abrir la boca para quejarse de algo, evalúe si la situación realmente merece que usted opine o si se trata de algo pequeño que puede ser superado;

• Revea sus prioridades: usted prefiere que cada cosa suceda como a usted le gustaría o prefiere ceder en algunas para tener una relación armoniosa;

• Observe si la forma en que usted expone sus preferencias podría ser de manera más amena y sin ironías;

• Invierta tiempo para desarrollar una mejor comunicación con su pareja y lograr ponerse de acuerdo más rápido. Busque comprender el punto de vista del otro.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *