Sin Fe es imposible agradar a Dios

agradaraDios

Amigas, sin fe es imposible agradar Dios. Y hoy yo quiero abordar este asunto un poco más. ;-)

Observe que la duda es lo contrario de la fe. Ella es la trampa principal que el diablo usa para impedir a las personas ser bautizadas con el Espíritu Santo. Es importante que usted sepa que Dios trabaja en su intelecto y no en sus sentimientos, y la fe no trabaja con las emociones. La fe es fría; ella no tiene sentimientos. Es muy importante entender esta diferencia.

La duda le llena de sentimientos, haciéndole parar en el tiempo y hasta perder su salvación. Ella surge a través de un pensamiento de acusación, y es importante saber que el Espíritu Santo no es acusador. Cuando usted hace una cosa errada, Él le conciencia de su error, y no le acusa. Ya el diablo nos acusa hasta de cosas que no hicimos…

Cuando vinieran esos pensamientos y usted se de cuenta que no son de Dios, rechácelos inmediatamente; elimínelos, no se quede conversando con ellos. No tome “el té” con el diablo. Por eso que tener intimidad con Dios es tan importante: mientras más íntima de Él usted sea, más Él va a mostrarle sus errores—sólo que de una forma natural.

Y una vez reconociendo nuestros errores, nosotros cambiamos y no continuamos haciendo las mismas cosas. Cuando estamos invirtiendo en nuestra comunión con Dios, recibimos su dirección. Pero si usted estuviera muy envuelta con las cosas de este mundo, estará dando lugar para el diablo actuar en su vida—y mientras más usted conversa con el diablo, menos lugar el Espíritu Santo tiene en su vida.

Si usted quiere tener esta fuerza, entonces necesita tener intimidad con Él, necesita invertir en su comunión con Él, para que sus frutos den testimonio acerca del Espíritu que está dentro de usted. Ahí el diablo va a poder hasta hablar lo que que quiera, pero las palabras de él ya no van alcanzarle.

La duda viene a través de un pensamiento. Si usted estuviera distraída, o sea, si no estuviera vigilando, no va a darse cuenta. Sin embargo, si tuviera intimidad con Dios, inmediatamente va a saber distinguir si aquel pensamiento procede del diablo o del Espíritu  Santo, y las dudas ya no van a quedar dentro de usted. Usted las eliminará inmediatamente.

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *