socios

“Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” (1 Corintios 3:6-9)

Dios ha providenciado todas las condiciones necesarias para que Su pueblo conquiste la Tierra Prometida. Él da el crecimiento. Nos ha dado Su Palabra, Su Espíritu y Su Nombre. ¿Qué más necesitamos? Con estas herramientas nada es imposible.

Es obvio que Su Palabra, Su Espíritu y Su Nombre no funcionan sin la participación de quien en Él cree. Después de todo, somos cooperadores de Dios. Si nadie planta, si nadie riega, no habrá qué cosechar.

Es decir, ¡Dios no hará nada en su vida sin su cooperación! ¡Moisés no oró mientras estaba delante del Mar Rojo! ¡Él clamó!… Y la respuesta de Dios fue: ¿Por qué clamas a Mí? Di a los hijos de Israel que marchen. (Éxodo14:15) Tal vez usted esté orando, ayunando y esperando que Dios haga algo. Cuando la Palabra de Dios dice “espera en Dios”, este “esperar” no significa quedarse sentado, inmóvil, inerte. Significa depositar en Él nuestra esperanza, nuestra confianza. Creer que de Él vendrá la victoria. Pero actuar por encima de esa creencia. Dios nunca va a hacer la parte que le toca a usted, ¡así como usted jamás hará la parte que Le toca a Él!

Somos socios de Dios. Cooperadores. Pídale a Dios que le revele Su voluntad y le de valentía para ejecutarla. Y vaya hacia adelante.

¿Este mensaje lo fortaleció espiritualmente? Compártalo en sus redes sociales

Fuente: Libro “El Pan nuestro para 365 días”, del obispo Edir Macedo

Related Posts

One thought on “Socios de Dios

  1. Muchas veces se quiere cosechar sin plantar, o querer que Dios haga todo el trabajo, Dios es grande nos ama, y por esa razón el nos enseña a sembrar, para que aprendamos a luchar por lo que queremos, ya que nosotros sembramos pero Dios da el crecimiento, sin Dios no somos nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *