“Tenía problemas por mi carácter”

Doris-Betancourt

El hecho de ser dominante y poseer un carácter fuerte, hacía que la vida de esta joven fuese triste, pues las personas que la rodeaban se sentían afectadas por este hecho y preferían estar lejos de ella.

Esto también se veía reflejado en su familia, haciendo que la relación madre e hija fuese fría, debido a que no habían muchas muestras de amor. Ella nos dice que por más que intentaba moderar su carácter, no lo lograba, los complejos presentes en su vida hicieron que se  tornara todo  más dificil.

En medio de todo esto llegó a la Universal, donde obtuvo la oportunidad de recibir ayuda espiritual y personal, llevándola a entender que su carácter podia ser moldeado y que sí existía la forma de que  ella fuese libre de todo mal.

Poco a poco a través de cada enseñanza, Doris Betancourt reconoció su problema y decidió luchar por un cambio, se propuso dar un giro que haría que llegara la bendición a su vida, para ella no fue fácil, pero lo más importante es que aceptó vencer su propio yo y a través de la Palabra de Dios, fue recibiendo fuerzas para cambiar.

Hoy feliz y sonriente nos comenta que logró ser libre de los complejos, ahora es más dócil y la relación con las demás personas es más  amable y amigable, incluso su vida familiar ha cambiado, ahora no duda en demostrarle amor a su madre ni a su familia, pues el brillo de Dios está dentro de ella.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *