Todo está en la mente

muletasHace siete años una persona se acercó a mí y me dijo que yo me quedaría sin movilidad en las piernas. Desde ese día no pude dar un paso. Día y noche caminaba con muletas, casi arrastrándome por todos los lugares a los que iba.

Fui al médico y le conté mi caso.

Él me preguntó ¿por qué yo usaba muletas?

Le dije: – “Bueno, doctor, hace tiempo una persona me dijo que mis piernas se quedarían sin movilidad y a partir de ese día empecé a sentir debilidad en mis piernas”, le respondí.

-“¿No es extraño?, me dijo el médico, “Prueba a caminar sin muletas. Son esos trastos los que te impiden caminar. Deja esas muletas y lleva a tu mente el pensamiento de que sí vas a poder”.

Como el doctor vio que no hacía nada, él mismo tomó las muletas y las rompió.

El luego me dijo: – “Ahora que no tienes tus muletas para apoyarte, ¿con qué vas a caminar?”.

Empecé a caminar y me di cuenta de que ¡estaba curado! Caminaba con normalidad.

El simple hecho de haber visto que las muletas estaban rotas, me hizo sentirme bien y empecé a caminar con normalidad.

¿Usted ha sido de las personas que se deja afectar por los comentarios de los demás? Recuerde que en la palabra de Dios dice así:

“Y llamando a sí a la multitud, les dijo: – Oíd, y entended: no lo que entra por la boca contamina al hombre, pero lo que sale de la boca, esto contamina al hombre” (Mateo 15:10-11)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *