Tres actitudes que derrumban a cualquier gigante

actitudesdegigante

Cuando observamos las actitudes de David, descubrimos tres cosas básicas que hizo él y que todos debemos hacer igualmente.

Primera

David no aceptó tener miedo, a pesar de haberlo sentido. La realidad es que nadie está inmune a tener miedo; incluso tener miedo es una cuestión de decisión.David decidió no tenerlo y esto hizo con que él derrumbara al gigante del miedo que existía dentro de él.

Acá, podemos entender y ver con claridad que antes que cualquiera de nosotros derrumbe a los gigantes externos (amenazas,problemas, etc.), tiene que derrumbar, primeramente, el gigante del miedo interno.

Segunda

David no se dejó influenciar por las palabras negativas de sus hermanos que lo mandaban a volver para su casa, ni de los soldados que le dijeron que él no podía luchar contra aquel gigante, ni por la orden del propio rey Saúl que le dijo que él no era un soldado, hombre de guerra; y sí, un jovencito. Finalmente, ni por las palabras amenazantes del propio Goliat que le dijo que lo cortaría en pedazos y que en apenas una mano sostendría todas las partes de su cuerpo descuartizado.

TERCERA
David corrió hacia el Río. El río, aquí, representa al Señor Jesús-Fuente de la Vida, pues Él dijo: “Quién tiene sed, venga a Mí y beba del Agua de la Vida”. Cuando corremos hacia el “río”, entonces, podemos elegir las 5 piedras, que representan las armas espirituales para que venzamos nuestros “Yo”, los problemas y todo el poder del maligno.

Estas 5 Piedras fueron una, y a la vez son:
 La Oración materializa la amistad con Dios, mediante nuestro diálogo diario y constante;
2ª El Ayuno materializa nuestra santificación, consagración a Dios;
 La Fidelidad en el Diezmo materializa que Dios está en primer lugar en nuestras vidas;
 La Generosidad en la Ofrenda materializa nuestra confianza, dependencia de Dios y no de las cosas materiales.
 El Carácter materializa la sinceridad y la firmeza, la definición que tenemos en Dios y en relación a nuestros objetivos.

Observa que, una vez que David tomó estas piedras, éstas se convirtieron en UNA, SOLA que es la INDIGNACIÓN, el corrió en dirección hacia el gigante, y no huyendo del gigante, como muchos que dicen ser de Dios vergonzosamente hacen. ¡Ahora ya sabes el porqué! Porque no has hecho estas 3 cosas básicas:

1ª Vencer el miedo interior;
2ª No dejarte influenciar;
3ª Correr hacia el Río y después hacia el gigante.

Fuente: juliofreitas.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *