«Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.» (2 Corintios 7:10).

Las personas que viven sin la comunión con Dios viven en búsqueda de una satisfacción, sin embargo, solo encuentran el vacío y tristeza en el alma. Eso es lo que el mundo ofrece. Pero si tan solo ellas encuentran la tristeza para el arrepentimiento por los pecados cometidos en contra del Todopoderoso, serán salvas y verdaderamente felices.

Por Ester Bezerra

Entradas relacionadas