tuisla

Había un hombre que nació y pasó toda su vida en una isla tropical, e igual que su familia terminó trabajando en la industria del turismo.

Siempre conocía a muchos turistas, pero no les caía muy bien.

Tal vez la razón era porque siempre les decía cuánto detestaba aquel clima tropical.

Se quejaba de que la temperatura era muy caliente, y de que había demasiados turistas en la isla.

No entendía por qué les encantaba tanto el clima y la belleza natural de la isla. Al fin y al cabo, lo que otros describían como una belleza natural y deslumbrante, era lo que lo rodeaba desde el día que nació.

Entonces un día decidió viajar a un lugar que no estuviera siempre soleado.

Hizo las maletas y emigró a Rusia.

El primer mes,  le gustó el hecho de que siempre estaba frío y oscuro, pero después de un tiempo, ya no estaba satisfecho.

No le gustaba el clima soleado ni tampoco el frío constante de Rusia.

Entonces, pensó para sí mismo que seguramente debería existir un país donde haría sol y también un poco de frío…

Decidió mudarse a España.

Esta vez, comenzó a quejarse de que el clima era imprevisible.

“Nunca sé si va a llover o habrá sol. No aguanto más este clima impredecible”, decía.

Una vez más el infeliz decidió volver a su país en donde el sol brillaba todo el año.

Llegando allí, él retomó el mismo empleo y comenzó de nuevo a quejarse de la vida.

Igual que este hombre, existen personas que nunca están felices.

No importa lo que les des o cuán maravillosa sea su vida, siempre se van a quejar de la situación.

Ellos son así y es así que se dan a conocer por los demás.

Nunca convertirán un gran problema en una solución, simplemente porque ellos no tratan con los problemas. Sólo saben quejarse de la vida y dificultar la vida de los demás.

No solamente debes desviarte de estas personas, si no también cerciorarte de que no eres una de ellas.

Cuando Dios responde tus oraciones, sé grato a lo que Él hizo y conquista cosas aún mayores.

Fuente: nandabezerra.com

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *