Un pasado que aprisiona

pasado040517

En el área amorosa las experiencias personales y cercanas pueden condicionar la forma en que uno comienza una relación de pareja. ¿Cuántas veces esperamos que algo suceda de la forma en que lo planeamos y nos decepcionamos cuando sucede todo lo contrario a nuestras expectativas?

Vivimos rodeados de personas con pensamientos y actitudes diferentes, por eso, si al empezar a salir con alguien, pretendemos que esa persona sea como nosotros, que piense igual y que reaccione de la misma manera, la decepción será inevitable. No hallar lo que uno necesita en esa persona genera mucha frustración.

El problema no está en el otro, sino en uno, porque las experiencias pasadas, ya sean cuando niño en su propia familia o a medida que fue creciendo y relacionándose sentimentalmente condicionan también lo que se espera del otro y hace que uno no se analice para encontrar los verdaderos motivos de la infelicidad sentimental que están en su interior.

A lo largo del año se realiza una serie de charlas en la Terapia del Amor que permiten que usted reconstruya su yo, permitiendo que detecte las razones por las que no ha podido ser feliz en el amor para solucionar esos problemas de raíz. Todos los jueves a las 7 am, 10 am, 12 m, 3 pm y especialmente a las 7 pm miles de parejas logran aprender a amar y se permiten ser amados al poner en práctica los consejos de la Terapia del Amor, no se pierda su oportunidad.

“No podía estar bien con un hombre porque tenía un gran conflicto interior”

terapia01976 Malvina y Ezequiel hoy disfrutan de una excelente relación, eso lo lograron al disponerse a cambiar y prepararse para un relacionamiento feliz en la Terapia del Amor: “Yo me sentía frustrada en el amor, había probado terapias psicológicas, hasta estudié psicología, pero no lograba resolver mi problema. El problema eran los conflictos en mi interior, tenía una imagen familiar negativa porque mis padres nunca fueron felices, había amenazas de golpes y discusiones fuertes. Eso me generó un conflicto con los hombres, quería estar bien, pero trasladaba mi bronca hacia la imagen masculina de mi pareja, entonces había muchas discusiones.

Cuando comencé a participar de los encuentros de la Terapia del Amor entendí que debía curar mi interior para poder ser feliz, pude superar mis conflictos, estar bien conmigo misma. Aprendí a valorarme y a valorar a la otra persona, entendí que iba a haber diferencias, porque antes pensaba que la otra persona debía ser igual a mí. Conocí a Ezequiel y comenzamos a conocernos. Hoy en día estamos comprometidos”, cuenta ella.

Ezequiel también tenía problemas no resueltos, tras una separación conflictiva por una infidelidad de su parte su mundo se desmoronó. “En la Terapia del Amor logré tener otra visión de lo que es el matrimonio, vale la pena participar de las charlas”, afirma junto a Malvina.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *