Vea cómo funciona el poder de la paciencia

poder-paciencia

Ella esperó día tras día. En total, fueron seis años, hasta que pudo actuar por el bien. Ya no era posible soportar más ver la tierra dominada por los hijos de Baal. Cuando el rey Ocozías murió, su propia madre se empeñó en matar a todos los descendientes reales. Si no fuera por Josaba, la madre desnaturalizada habría cumplido su misión personal.

El príncipe que Josaba pudo salvar, mientras era bebé en esa época. Con sólo 1 año de edad, él fue escondido lejos del alcance de aquella que se convirtió en reina. Y Joás, el pequeño hijo del fallecido rey Ocozías, esperó por 6 años para recuperar lo que le pertenecía.

¿Cuántas veces el hombre pierde la paciencia antes de que aquello que le corresponde por derecho llegue? Ser paciente es un don que pocos poseen. La precipitación, a su vez, parece ser el mejor camino, cuando se trata de artimañas.

¿Qué habría ocurrido si Joás hubiese sido puesto delante de la reina antes de tiempo? Seguramente, el poder que ella ejercía sobre todos sería lo suficiente para matar al legítimo dueño de la corona. Con él moriría también el sueño de ver a Judá reanudar su pacto con el Señor, pues Baal era el dios seguido por la gobernadora Atalía.

Permanecer oculto pesaba mucho para el niño como para quien estaba a su alrededor. Él era apenas un niño, pero ya conocía toda la responsabilidad que un hombre puede tener. Miedo, sin embargo, él no tenía, porque habitaba en la casa del Señor.

Cuando un hombre espera por lo que es legítimamente suyo, ninguna otra persona puede impedirle tener éxito. Todos nacemos para manifestar la gloria de Dios, basta que tengamos la paciencia de esperar y que, mientras tanto, nos preparemos para lo que está por venir.

Joás estaba bajo la orientación del sumo sacerdote Joiada, que le enseñó como un rey debe actuar. Seis años después de que el bebé fue rescatado de las manos de Atalía, él regresó a su reino listo para tomar lo que era suyo. Hizo alianza con los militares y asumió el poder. Vio a todo el pueblo celebrar. En gratitud a Quien le había protegido todo este tiempo y como prueba de su alianza con Dios, destruyó con el pueblo el templo de Baal.

Porque así como Joás esperó para tener su trono, el Señor esperó para recuperar a su pueblo.

( *) 2 Reyes 11

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *