Venza a los malos pensamientos

como-vencer-los-malos-pensamientos

La Salvación no es fácil.

Para conservarla es necesario que estemos conscientes de que fuimos salvos, estamos salvos y seremos salvos – si permanecemos fieles hasta el fin.

Para eso, tenemos que vencer a los malos pensamientos.

Cuando el Señor Jesús habla de la puerta estrecha y del camino angosto, no tenemos una real idea de cuán difícil es la Salvación. Mateo 7:14

Solamente delante de las tentaciones, desiertos y desafíos podemos entender el peso de Sus palabras.

… pero fiel es Dios,que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10:13

Uno de los secretos para mantener la Salvación es la oración en espíritu. Eso debe darse inmediatamente después de que surgen los malos pensamientos.
Instantáneamente, sin palabras, en la mente, y con toda la fuerza, hay que expulsarlos.

Por ejemplo, en su mente, piense: “En el Nombre de Jesús, ¡está atado!”
Repítalo hasta liberarse de ellos.

Los pensamientos – buenos o malos – son inevitables.
Los buenos (de acuerdo con la Palabra de Dios) deben ser aprovechados.
Los malos, o con apariencia de buenos, deben ser desterrados.
No podemos impedir que vengan, pero tenemos poder para reprenderlos.

Si los malos pensamientos vienen y no los resistimos de inmediato, ganan fuerza y pueden causar riesgos a la buena conciencia y, consecuentemente, a la Salvación.

Y cuanto más tiempo permanecen, es más difícil reprimirlos.

Por eso, la reacción, por medio de una breve oración mental, tiene que ser inmediata.

Súmese a eso la oración diaria al comienzo y al final del día:

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea Tu Nombre. Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque Tuyo es el Reino, y el Poder, y la Gloria, por todos los siglos. ¡Amén! Mateo 6:9-13

Obispo Macedo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *