¿Y después del “sí”?

despuesdelsi

Planear la fiesta, hacer la lista de invitados, elegir el vestido ideal, contratar fotógrafos y definir la comida que será servida. ¡Ufff! La tan esperada fiesta de casamiento toma varios meses del tiempo de los comprometidos y puede costar más que un auto 0km. Llamado “Mes de las Comprometidas”, mayo suele ser marcado por ferias de casamientos y muchas revistas dedican publicaciones con consejos para la fiesta de los sueños.

Todo parece ser un verdadero cuento de hadas, con vestidos amplias, zapatos de centenas de dólares y una ceremonia que dura varias horas. Pero, ¿qué viene después del “sí”? Cuando el encanto termina, los príncipes y las princesas necesitan lidiar con el día a día del matrimonio. Es en ese momento que muchos se sienten perdidos, ya que se dan cuenta que no planearon cómo sería la nueva fase de la vida.

“Las personas hacen del matrimonio un gran acontecimiento social, una súper fiesta, pero no se preocupan por el cultivo de la relación en sí misma. El matrimonio no es un deporte”, explica el psicólogo especialista en relaciones Alexandre Bez. Antes de intercambiar alianzas, aconseja que la pareja converse sobre los hábitos y gustos de cada uno.

“Muchos matrimonios terminan en pocos meses porque los cónyuges no se dieron cuenta que casarse es tener nuevas responsabilidades, cuidar de una casa y compartir experiencias. Todo eso debe ser discutido para evitar peleas en el futuro”, recomienda Alexandre, agregando que los desacuerdos sobre la economía son el culpable de muchas separaciones. Para la especialista, el secreto para una unión feliz está en saber ponderar y respetar al otro, además de invertir en el amor todos los días.

La rutina del día a día

Hacer las cuentas de los gastos fijos, hacer una lista de las deudas individuales, planear las tareas domésticas y establecer prioridades pueden garantizarle una calidad de vida a la pareja. Es lo que defiende la organizadora personal Carol Rosa. “La organización es la base para una vida en pareja más saludable, pues logra ganar tiempo y evitar pequeñas discusiones sobre quién va a hacer la comida o pagar las cuentas”, justifica.

La especialista explica que hay cónyuges que no saben ni siquiera lavar los platos u ordenar su propia ropa. “Muchos no solían ayudar en las tareas domésticas cuando vivían con los padres, entonces es importante hacer una planilla e incluso colocar el paso a paso de cómo hacer cada actividad”, enseña.

La clave para conseguir esquivar la falta de experiencia es el diálogo. Carol afirma que la pareja necesita definir algunas reglas antes del casamiento para evitar malos entendidos. Y usted, ¿está preparado para ese compromiso? Vea a continuación los consejos para una unión que dure mucho más allá de la fiesta.

Prepárese para una unión feliz

Observe: antes de casarse, es necesario conocerse muy bien y entender cuáles son sus sueños y objetivos de vida. Después, asegúrese de que conoce a su compañero/a. ¿Cuáles son las opiniones y el carácter de su pareja?

Desarrollo satisfactorio: para que el matrimonio sea exitoso, la pareja deber tener una convivencia armoniosa y cultivar el respeto mutuo. Recuerde que el matrimonio no resuelve los problemas.

Confraternizaciones familiares: para no generar rencores, es importante que la pareja dedique tiempo semejante para eventos sociales de la familia del marido y de la esposa. Durante estos encuentros, recuerde usar la educación y la cortesía.

Respete la personalidad de la persona amada: es un error imaginar que después del matrimonio usted conseguirá cambiar los gustos de su pareja. Dedicarse a la relación, separando solo un tiempo para los dos, también es fundamental.

Discuta los hábitos de la casa: la rutina del nuevo hogar debe ser definida por la pareja, respetando las características de cada uno. En este aspecto, es importante probar lo que funciona mejor para los dos y no imponer una regla definitiva.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *