Yo, ¿inestable?

inestable

¿Usted ya se dio cuenta que es un ser muy diferente a los hombres? No es apenas en la apariencia sino también en la manera en la que se siente con la vida, con el futuro e incluso con los problemas a su alrededor. Es como si usted fuese un “alienígena” en relación a ellos y todo eso es porque los hombres no tienen idea de como nos sentimos cuando pasamos por una constante “montaña rusa de hormonas.”

Investigadores descubrieron que a partir del momento que una niña comienza a menstruar, una onda de hormonas inunda algunas áreas de su cerebro todos los meses de su vida. Eso no afecta apenas sus ciclos menstruales sino que también afecta sus pensamientos y sentimientos. Esas áreas del cerebro están relacionadas al miedo, ansiedad, deseo de afecto, sensibilidad a la aprobación o desaprobación de la misma. Si no tenemos vínculos familiares saludables o si no mantenemos una relación con Dios, podemos transformarnos en una bomba de tiempo ambulante lista para explotar o derrumbarse en cualquier momento.

“Yo, ¿inestable?, ¿imprevisible? ¡Pero, ya soy una mujer madura! ¡Yo soy una mujer virtuosa!”

Si usted no sabe lo que es vivir sin estas oscilaciones dentro suyo, entonces usted apenas se ajustó con esa situación de la mejor manera posible.

Aún así, puede irritarse con personas o situaciones en las que podría lidiar fácilmente con ellas. Usted se puede sentir molesta consigo misma por querer más aprobación de las personas, incluso sabiendo que debería hacer todo lo que hace para Dios. Pero, aún así, no deja de sentirse desanimada cuando nadie le agradece o elogia sus esfuerzos.

Es vergonzoso admitir que a veces tiene esos sentimientos y entonces, se esfuerza para no demostrarle eso a nadie y lucha para reprender esa naturaleza egoísta, intentando vencer y superar al máximo esas emociones. Ellas pueden desaparecer por un tiempo, pero cuando sucede algún incidente que la hace sentir insegura, aquellas viejas emociones vuelven y su lucha interna comienza de nuevo.

A veces usted lidia bien con la situación y a veces la situación la saca un poco de control, lo que la hace sentir todavía peor consigo misma. Pero, eso hace parte de nuestra lucha diaria para purificar nuestra fe y fortalecer nuestro carácter, y al fin de cuentas, Dios sabe que somos apenas polvo. (Salmos 103:14)

Edad, experiencia, espiritualidad y muchos años practicando autocontrol son los principales factores involucrados en la madurez de nuestra naturaleza femenina que es muy emocional e insegura. Sin embargo, Dios graciosamente nos permite experimentar un cambio físico, algo que nos ayuda a tornarnos mucho más estables y emocionalmente fuertes: la menopausia.

Usted ya sabía que yo iba a mencionarla, ¿no es cierto? Créame. La sociedad distorsionó la imagen de la menopausia haciendo con que parezca algo negativo en la mujer. No obstante, hay una gran bendición de estabilidad, calma y fuerza cuando las hormonas en furia se calman dentro de nosotras. Finalmente, podemos mantenernos conscientes y enfocadas en nuestros objetivos. No hay mejor momento en su vida que cuando esas hormonas que estaban fuera de control, finalmente disminuyen y usted puede ser usted misma.

En la próxima semana, vamos a hablar sobre todas las bendiciones maravillosas que vienen con esa fase de la vida en la cual debe seguir adelante. Crea, en el Reino de Dios, todo parece sin explicación – hasta la menopausia es una bendición.

Fuente: blogs.universal.org/cristianecardoso/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *