Yo quería ser poderosa

elisangela

Yo era acomplejada, me sentía rechazada.

A partir de los 13 años comencé a fumar, a tomar y a salir a «fiestitas», en las cuales tomaba tanto que ni siquiera recordaba cómo llegaba a casa. Tuve depresión profunda, tomaba medicamentos recetados para dormir y aun así no dormía. Tenía ataques de pánico, insomnio, dolores en el cuerpo, dolor de estómago, oía voces y veía bultos. Además de eso, tuve bulimia y anorexia, hacía gimnasia 4 horas por día, pues solo me preocupaba por mi cuerpo, por mi apariencia. Quería ser la «poderosa», quería llamar la atención de todos, me vestía vulgarmente, con escotes y ropa corta. Era infeliz.

Estaba vacía interiormente, me sentía angustiada, tuve varias relaciones fracasadas y me involucré con muchos hombres; me sentía usada. Era triste, me sentía inferior y por eso pensé varias veces en suicidarme, pues pensaba que no tenía valor. Me gustaban mucho las discotecas. Mi placer era vivir lo que el mundo ofrecía, sin mencionar que mentía mucho, era insegura y me gustaban las cosas relacionadas al espiritismo. Llegué a hacer que me tiraran las cartas. Como si eso fuera poco, además estaban las drogas: fumaba marihuana, consumía cocaína, éxtasis y tantas otras que llegué a vender para poder sustentar mi vicio.

Sentía placer en que me doliera cuerpo. Comencé a los 14 años a hacerme tatuajes, y me hice un total de nueve, y también me ponía piercings, pues quería sentir dolor. Cuando me ponía nerviosa, llegaba a golpearme sola, pues el20150105c dolor era un placer.

Viviendo en el infierno, con mi matrimonio también destruido, en noviembre de 2010 la historia de mi vida comenzó a cambiar. Conocí el trabajo de la Universal, fui recibida por el coordinador de la Fuerza Joven aquí en Suiza, quien me ayudó en mi proceso de liberación. Él creyó en mí y no dejó de ayudarme en ningún momento. Después de cuatro meses, recibí el Espíritu Santo y mi interior fue totalmente transformado.

No tengo ningún vicio más, me liberé de los complejos, de la angustia, de la tristeza y del deseo de suicidio. Fui libre de todo y mi matrimonio también fue restaurado.

¡Hoy amo y soy amada, y lo más importante es mi Salvación, la presencia de Dios en mi vida! Hoy estoy feliz y realizada.

Elisangela – Fuerza Joven – Suiza

Related Posts

One thought on “Yo quería ser poderosa

  1. Que bueno ,que bueno ,una nueva vida,QDLB,
    Ojalá muchas personas lean este testimonio de esta chica ,que es de muy buena reflexión y así habrán muchas vidas rescatadas .
    Por esto yo le pido a mi Padre que así como yo, pude ver y leí este testimonio hecho mensaje que haga posible para que muchas personas vean este mensaje ,principalmente esos jovenes que se encuentran perdidos en los vicios,tengan esa dicha de leer,y asi mismo la dicha de ser rescatados para vivir una vida mejor y feliz..
    Gracias que Dios los bendiga grandemente.

Responder a Darcy Ospino Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *