¿Qué es lo que más le gusta hacer? (2ª parte)

Este mes estamos hablando acerca de aquello que más nos gusta hacer y de cómo eso, aun sin saberlo, puede perjudicarnos.
Aconsejo leer este tema desde el principio.

Y para usted, ¿qué considera valioso o precioso?
Si tiene la atención de alguien muy solicitado o importante, por ejemplo, usted termina convirtiéndose en alguien igualmente “popular” o famosa, en compañía de esa persona; se siente segura de sí misma, por esa aprobación.
¡¿Y cómo se siente la persona cuando no tiene este tipo de atención?!
Inferior; olvidada; rechazada; con celos; insegura, etc.
A veces, “hermoso” para usted es estar cerca de alguien que admira mucho. Que esta persona hable con usted, la acepte, le diga buenas palabras, le dé responsabilidades o le conceda “títulos”… Eso es “hermoso” a sus ojos, ¡es extraordinario para usted! Inclusive hay personas que se sienten seguras únicamente debido a eso. Ponen en eso toda su confianza. Y cuando pierden este “estatus”, ¿qué les sucede?
Y cuando pierden esta aparente “seguridad”, ¿cómo lidian con la situación, aun estando en la Obra de Dios?

Se desaniman, retroceden, ¡caen! Desarrollan malos ojos, envidia y toda clase de males.
La Biblia dice que el “elogio” es una trampa.
¿De qué forma el elogio se vuelve una trampa?
Cuando sigue a una persona y esta la hace sentir que no hay otra igual a usted.
Cuando piensa y afirma que su grupo, su Iglesia, su pastor, es diferente o mejor que el otro.
Cuantas más responsabilidades tiene y se siente segura por eso, porque se ve “desarrollando”, eso también se puede volver “hermoso” a sus ojos. ¡¿O no es así?! Si antes no veía su estado interior, pero comenzó a verse y a “evolucionar”, puede enorgullecerse de eso también. Al punto de incriminar a otros, que aún no se “ven”.

Todo y cualquier elogio, todo lo que le transfiere placer o a lo que le atribuye “éxito”, ¡es una trampa para sus pies!
Eso es la gloria del mundo, dentro de la Obra de Dios.
¡Cuidado! Por eso el Señor dijo:

“Vigilad y orad…” (Mateo 26:41)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *