deseo-culpa

La culpa es un sentimiento mucho más fuerte que el deseo.

Mucho después de que el deseo pasa, la culpa permanece. El deseo está sujeto al tiempo y a la circunstancia. La culpa no.

El deseo puede ser controlado. La culpa es una consecuencia inevitable.

El deseo necesita ser alimentado. La culpa tiene vida propia.

Antes de actuar y de darle lugar a un deseo equivocado, piense en el alto e irreversible precio de la culpa. No vale la pena. Quien ya lo vivió, lo sabe.

Si usted está siendo tentado por un deseo equivocado, cambie su objetivo y deje de alimentarlo. En breve él será solo un recuerdo distante y usted una persona feliz por haber actuado sobre él.

Obispo Renato Cardoso

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.