¡Elija ser FUERTE en los días difíciles!

Es importante entender que ser FUERTE en días difíciles no es un sentimiento, sino una elección. Y ejercer el poder de elección es lo que cambia la condición y, en consecuencia, la situación. Eso es porque es en los momentos más delicados, desafiantes y difíciles de la vida en los que más necesitas elegir para ser fuerte y hacer lo que hay que hacer, incluso si no quieres.

Pero cuidado: los fuertes no se sienten fuertes todos los días, ni quieren hacer siempre lo correcto, sino que eligen ser FUERTES con o sin voluntad. Porque aquellos que son fuertes pueden incluso llorar y mostrar sus sentimientos, pero no se dejan guiar por ellos. No se deprime ante los problemas, las desilusiones, sino que lucha a través de la fe inteligente en el Dios Viviente, ¡porque su fuerza proviene del Espíritu Transformador del Creador!

De hecho, este fue el Mandamiento de Dios para Josué, cuando lo comisionó para guiar al pueblo de Israel a la Tierra Prometida:
“¿No te envié yo? Sé fuerte y valiente; no temas ni desmayes; porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas «. Josué 1: 9

Josué estaba tomando el liderazgo de una nación de más de 3.5 millones de judíos después de la muerte de Moisés, el gran estadista del Pueblo de Dios, inexperto y ciertamente no se sentía preparado e inseguro para tal responsabilidad, pero aún así asumió esa importante misión porque confiaba en Aquel que lo había elegido. De hecho, Dios es un experto en capacitar a Sus Elegidos.

El apóstol Pablo sabía eso, por lo que no se dejó defraudar por la persecución, los azotes, el abandono de la fe de algunos que eran parte de la Obra de Dios, e incluso las cárceles.

“Así que me complazco en las debilidades, las heridas, las necesidades, las persecuciones, las ansiedades, por el amor de Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte «. 2 Corintios 12:10

Entonces llegamos a la conclusión de que: Los fuertes son los que eligen ser fuertes.

 ¡¡¡Por eso son fuertes !!! ¡Y por eso los admiran!

«… Diga el débil: soy fuerte». Joel 3:10

Entradas relacionadas